Se encuentra usted aquí

Eternit, morir del aire que respiras

CASALE MONFERRATO. 25.000 habitantes, amplias colinas de viñedos por un lado, llanuras inmersas en la niebla de la llanura padana, por el otro. En medio, una fábrica de elaboración del amianto, hoy abandonada, que estuvo abierta desde 1906 hasta 1986.

Esa actividad contribuyó al desarrollo económico de la zona, pero los habitantes de Casale han pagado y siguen pagando muy cara esa bonanza: desde 1947 hasta hoy, 1800 personas han muerto de mesotelioma pleural, un tumor incurable que padecen no sólo los trabajadores de la fábrica, sino también personas que nunca han puesto un pie en ella.

Esa fábrica es hoy un fantasma llamado Eternit; Abandonado, imponente y todavía dañino. La tasa de mortalidad en esta zona por enfermedades derivadas del amianto como el mesotelioma pleurico es inmensamente superior al del resto de Italia.